03. Instrumentos y Agrupaciones musicales

Clasificación

Es apasionante todo lo que rodea a la invención y evolución de los instrumentos musicales, objetos que están íntimamente ligados a la vida del hombre. De ellos hablaremos desde otro punto de vista con la lectura del libro El Violín del Diablo, de Joseph Gelinek, en cuya presentación se encuentran enlazados recursos muy interesantes. ¡Échale un vistazo!

Los instrumentos musicales son aquellos objetos que se utilizan para producir sonidos musicales. La clasificación más frecuente se basa en el elemento material que al vibrar produce el sonido (cuerdas, membranas, aire, etc.).

Según este criterio, se clasifican en cinco grupos:

  1. Cordófonos: instrumentos musicales que producen sonido mediante la vibración de una o varias cuerdas tensas. Ejemplos: piano, la guitarra, el violín, etc.
  2. Aerófonos: instrumentos musicales que producen sonido mediante la vibración de uno varios tubos sonoros. Ejemplos: flauta, la trompeta, órgano.
  3. Membranófonos: instrumentos musicales que producen sonido mediante la vibración de una o varias membranas tensas. Ejemplos: bombo, caja, tambor, etc.
  4. Idiófonos: (el griego: ΐδιος-, propio, y -φωνή, sonido) Instrumentos musicales que producen sonido mediante la vibración de su propio cuerpo. Ejemplos: triángulo, castañuelas, claves, etc.
  5. Electrófonos: instrumentos musicales en los que el sonido es producido y/o amplificado por medios electrónicos. Ejemplo: sintetizador, theremin.

Cordófonos

Cuerda frotada

Instrumentos musicales que se caracterizan por constar de un pequeño número de cuerdas, pudiendo cada una de ellas emitir varias notas musicales. Si pensamos en una orquesta sinfónica, esta categoría se compone de cuatro instrumentos, que suenan cuando frotamos las cuerdas con el ARCO. Estamos hablando de: violín, viola, violonchelo, contrabajo. Además, veremos el popular rabel.

Algunas características comunes son:

  • Todos los instrumentos de esta familia están construidos por un conjunto de piezas de madera (hasta 70 en el violín).
  • En un principio las cuerdas se hacían con intestinos de gato. En la actualidad, con material sintético. Las cuerdas más graves están entorchadas, es decir, rodeadas de un hilo metálico. La cuerda más aguda del violín (cuerda prima) está hecha de hilo metálico sencillo.
  • El arco está formado por una vara y cientos de crines, que hay que untar de una sustancia resinosa para aumentar la capacidad de fricción.
  • Para obtener distintas notas musicales, el intérprete presiona la cuerda de la que quiere obtener sonido contra el diapasón del instrumento. De esta manera consigue modificar la longitud de la cuerda que vibra y con ello la altura del sonido emitido.

Violín

Instrumento de cuerda frotada que consta de 4 cuerdas, mide 59 cm y es el más pequeño dentro de su familia, en la Orquesta Sinfónica.

Familias relevantes de constructores de instrumentos musicales de cuerda (luthiers) fueron: Amati, Guarnieri y Stradivari. Todos ellos vivieron en Italia durante los siglos XVI y XVII.

Antonio Stradivarius ha pasado a la historia por construir unos violines cuya sonoridad no se ha logrado repetir. Aún no se sabe si su sonido tan singular se debe a las características de la madera que empleó, en condiciones de temperatura y humedad muy específicas, al barniz… Actualmente, estos instrumentos son tan valiosos que suelen estar en manos de fundaciones, que los ceden a músicos extraordinarios, para que realicen con ellos sus conciertos.

Si tienes curiosidad, no solo por saber cómo suena el violín, sino por conocer cómo se escribe la música que interpreta, te animo a escuchar esta interpretación de David Garret.

Además de estos vídeos, veremos y escucharemos a un extraordinario violinista, capaz de hacer que su violín exprese cualquier sentimiento humano: Ara Malikian.

Viola

Instrumento musical de cuerda frotada más grande que el violín (unos 65 cm), por lo que suena en un registro más grave.

Violonchelo

Instrumento de cuerda frotada de una longitud de 130 cm. Sus cuerdas se afinan como la viola, pero una octava más grave. Tiene una sonoridad poderosa y cálida que recuerda a la voz humana. El instrumentista, habitualmente toca sentado con el cuerpo del instrumento descansando sobre la pica metálica.

Contrabajo

El más grande de su familia, mide 190 cm desde la voluta hasta la pica. Se puede tocar de pie o sentado en una silla alta. Cuando se pulsan las cuerdas de este instrumento, producen un sonido profundo y resonante. Técnica de interpretación muy utilizada en el Jazz.

Rabel

Instrumento de cuerda frotada, similar al violín, con un número variable de cuerdas, encuentra su origen en Asia, alrededor del siglo X.

En España, aparece el rabel en ilustraciones, grabados y escritos a partir de la Edad Media (siglos XII- XIII), siendo uno de los principales documentos Las Cantigas de Alfonso X El Sabio.

Aunque todos los rabeles tienen características comunes, al ser instrumentos de factura popular, se construyen con materiales y formas muy diferentes, de acuerdo al entorno de cada cultura que les da origen. El sonido de este instrumento es profundo, lleno de matices y colores.

El Rey David y los Músicos. Catedral de Jaca

Los Ancianos del Apocalipsis. Sto. Domingo. Soria

El rabel en Cantabria

Zanfonia

Fascinante instrumento de cuerda frotada con rueda, con un número variable de cuerdas vibrantes, otras que suenan «por simpatía», manivela… con un sonido poderoso y único.

En sus orígenes se relaciona alrededor del siglo X con el Organistrum y, posteriormente, con la viola medieval, a la que se le habría añadido un teclado y una rueda.

Cuerda pulsada

Guitarra

Instrumento musical que produce sonido mediante la vibración de cuerdas, puestas en movimiento gracias a la acción de los dedos o la púa. Consta de seis cuerdas, fabricadas en nylon, algunas de ellas entorchadas con metal. Partes principales:

  • Clavijero: las clavijas permiten modificar la tensión y afinar las cuerdas.
  • Mástil: dividido por los trastes en 19 espacios (semitonos). Gracias a ello, el músico puede localizar fácilmente las diferentes notas musicales.
  • Cuerpo o caja: la tapa armónica es fundamental para transmitir, a través del puente, las vibraciones de las cuerdas al interior de la caja de resonancia.

La guitarra más común es la clásica, existiendo además de otros tipos: flamenca (otro tipo de madera), acústica (cuerdas metálicas, más ancha), eléctrica (no tiene caja de resonancia), etc.

Otros instrumentos de cuerda pulsada son: laúd, mandolina, banjo, bandurria, balalaika etc.

Arpa

Instrumento de cuerda pulsada con los dedos, que carece de mástil y cuenta con un gran número de cuerdas. Cada una de ellas produce una sola nota musical (o varias, en el caso del arpa moderna).

El arpa reposa sobre el hombro derecho del arpista, sentado y con las manos a ambos lados de las cuerdas, para pulsarlas o apagar su sonido.

El arpa consta de varias partes:

  • El cuerpo: compuesto de una caja de resonancia y una tabla armónica sobre la que se extienden las cuerdas. Posee entre 45 y 48 cuerdas, antes fabricadas de intestinos de animales. Las más graves están entorchadas con hilo de acero. Algunas están coloreadas de rojo o azul para facilitar la localización de ciertas notas.
  • La columna: permite que el arpa soporte la tensión de las cuerdas (unos 2000 kilos). En su interior se encuentran unas espigas de acero cuya función es controlar el mecanismo del arpa.
  • La consola o curva armónica: con las clavijas de afinación de las cuerdas.
  • Los pedales: tiene siete pedales (uno por cada grado de la escala). Los pedales pueden modificar la altura de las notas en uno o dos semitonos ya que cada pedal puede adoptar dos posiciones distintas.

Además del arpa que vemos en una Orquesta Sinfónica, es muy común en determinada música popular, ver el arpa celta.

Clave, espineta y virginal

El clave, clavecín o clavicembalo es un instrumento de cuerda pulsada con teclado, con forma de pequeño piano de cola. En algunos se pueden colocar dos teclados, cada uno de ellos asociado a un juego particular de cuerdas, con el objetivo de conseguir distintos matices dinámicos y tímbricos. Fue un instrumento muy importante durante el periodo barroco (1600-1750).

Muy parecido al clavecín son la espineta y el virginal, casi portátiles por su tamaño, donde a cada sonido de una tecla le corresponde una cuerda. En todos ellos, la disposición de las cuerdas respecto al teclado es diferente.

Cuerda percutida

Piano

Instrumento de cuerda percutida, con teclado. Se pueden ver dos tipos de piano: verticales (para espacios pequeños, muy utilizados para el estudio) y el piano de cola (cuerdas colocadas horizontalmente).

El piano consta de varias partes:

  • Teclado: el piano de cola tiene 88 teclas; el piano vertical 85. Las teclas blancas representan los sonidos naturales. Las teclas negras representan los sonidos alterados.
  • Mecanismo: al pulsar una tecla se pone en marcha un mecanismo que produce dos efectos: por un lado, un macillo forrado de fieltro golpea la cuerda y vuelve a su posición original para dejar que la cuerda vibre libremente mientras la tecla está pulsada. Por otro lado, levanta un elemento llamado silenciador que está en contacto con la cuerda cuando su correspondiente tecla no ha sido pulsada. Cuando la tecla deja de estar pulsada, el silenciador cae sobre su cuerda y extingue su vibración.
  • Las cuerdas: su longitud varía entre 10 cm y 2 m para los pianos de concierto. Son más gruesas y largas en el registro grave. Las cuerdas están sujetas a un cuadro bastidor metálico por unas clavijas de acero que permiten regular su tensión y, con ello, su afinación. Como curiosidad podemos decir que dicho bastidor soporta tensiones de entre 15 y 20 toneladas. Hay muchas más cuerdas que teclas, ya que en el registro agudo el martillo hace sonar tres cuerdas a la vez; en el medio, dos y en el grave, solo una.
  • Teclado: el piano de cola tiene 88 teclas; el piano vertical 85. La extensión total es de unas siete octavas y media. Las teclas blancas representan los sonidos naturales. Las teclas negras representan los sonidos alterados.
  • Tabla armónica: considerada como un elemento esencial, transmite las vibraciones a la caja de resonancia. De su calidad, depende la del instrumento.
  • Pedales: puede tener dos o tres. El de la izquierda hace que el teclado se desplace, por lo que los martillos golpean una cuerda menos en los registros medio y agudo. El de la derecha levanta los silenciadores, por lo que las sonoridades se acumulan. El del centro en los pianos verticales tiene la función de sordina, dejando caer sobre todas las teclas un paño que apaga el sonido.

Por último, antepasados del piano son: el címbalo, en el que el intérprete golpea las cuerdas con dos varillas. Y el clavicordio, que tiene un mecanismo de teclado que golpea las cuerdas al pulsar las teclas. Este instrumento apenas tiene potencia y no permite hacer grandes matices durante la interpretación.

Aerófonos

Si el mundo de los cordófonos nos parecía fascinante, el de los aerófonos no se queda atrás, ya que ambos son el resultado de satisfacer las necesidades artísticas del hombre a lo largo del tiempo, en contextos culturales muy diferentes, siendo la tecnología musical esencial para entender lo que ahora conocemos de ellos.

Los aerófonos son los instrumentos musicales que producen sonido mediante la vibración de uno o varios tubos sonoros. Su clasificación atiende al tipo de embocadura que hace vibrar la columna de aire de ese tubo sonoro:

Embocadura de bisel
Embocadura de lengüeta doble
Embocadura de boquilla

Bisel

El bisel es un borde rígido contra el que se hace chocar el aire para producir el sonido. Cuando el músico sopla y dirige el aire contra el bisel, parte del aire sale al exterior y parte se introduce en el instrumento vibrando en el tubo sonoro. A lo largo del tubo hay varios agujeros, que al tapar (bien directamente con los dedos o indirectamente a través de diversos tipos de llaves) modifican la longitud del tubo sonoro, produciendo diferentes notas musicales.

Instrumentos de bisel: flauta dulce, flauta travesera, flauta de pan, quena o siringa, ocarina, silbatos.

Todas las flautas, aun construidas con metal, se consideran instrumentos de viento madera pues esta clasificación no se hace por el material de construcción, sino por el color del sonido que producen.

En la vida diaria creáis flautas con bisel cuando: endurecéis los labios para silbar (o colocáis los dedos en la boca); entra el aire silbando por una rendija de la ventana (esta haría de bisel); sopláis en el borde de un botellín de refresco; utilizáis la caperuza del bolígrafo Bic como silbato; limáis el hueso del albaricoque hasta dejar un hueco que hace de bisel, etc.

Lengüeta

La lengüeta es una pieza muy fina y móvil, de caña o metal, situada en la embocadura del instrumento. Al soplar el músico, la lengüeta se mueve ligeramente, golpeando el aire y haciendo que este entre en vibración dentro del tubo sonoro.

La lengüeta puede ser simple (clarinete y saxofón), doble (oboe, dulzaina, corno inglés, fagot, contrafagot) y múltiple (armónica, acordeón, melódica, órgano).

En la vida diaria creáis lengüetas cuando: cogemos un trocito de plástico o una hierba del campo, las estiramos bien y las hacemos batir mientras soplamos; cortamos la embocadura de una pajita para sorber, creando dos lengüetas batientes. En este último caso, se obliga al aire a entrar a presión en el tubo, provocando el movimiento de las lengüetas.

Boquilla

La boquilla en los instrumentos de viento permite al músico introducir los labios en ella y batirlos haciendo una especie de «pedorreta». Esto provoca que el aire que entra en el tubo lo haga vibrando. Como hemos visto, para producir sonidos de diferente altura basta con cambiar la longitud del tubo sonoro, mediante un sistema de pistones y válvulas.

Cuanto más corto sea el tubo sonoro, más agudo es el sonido: corneta, trompeta, trompa, trombón, bombardino y tuba (y helicón).

Membranófonos

Los membranófonos son aquellos instrumentos musicales que producen sonido gracias a la vibración de una o varias membranas (o parches). Aunque la mayoría de estos instrumentos producen un sonido indeterminado (pandereta, tambor), hay otros que producen sonidos musicales concretos, como es el caso del timbal.

Existe una enorme variedad de instrumentos dentro de esta clasificación, ya que están muy unidos a la cultura popular. En cada país, región, pueblo es posible encontrar instrumentos de membrana similares, pero con nombres diferentes. Lo importante es que entiendas cómo funcionan y la riqueza que los materiales utilizados aportan a su particular timbre.

Idiófonos

Los idiófonos son los instrumentos musicales que producen sonido por la vibración de su propio cuerpo. Dentro de este grupo distinguimos:

  • Sonido determinado: aquellos que producen notas musicales concretas. En esta categoría estarían: xilófono, metalófono, marimba, glockenspiel, vibráfono (todos estos tienen placas); campanas tubulares, etc.
  • Sonido indeterminado: los que producen sonidos cuya altura no se puede afinar. En este grupo hay una enorme cantidad de instrumentos fruto de la imaginación, originales y muy ligados a la cultura y vivencias humanas: claves, sonajas, cencerro, cascabeles, platillos, almirez, pitos, castañuelas, botella de anís, carraca, rascadores, cortina, etc.

Electrófonos

Instrumentos musicales que producen sonido gracias a la acción de la electricidad.

Los electrónicos: son aquellos en los que la señal es producida, amplificada y/o transformada en base a procesos basados exclusivamente en la electricidad. Entre estos se encuentran:

  • el órgano electrónico: posee una serie de sonidos pregrabados que no pueden manipularse. Tiene uno o dos teclados para las manos y un pedalero, que permite la interpretación de los bajos con los pies.
  • el sintetizador: es un instrumento más actual que el anterior. Es una especie de laboratorio sonoro ya que permite generar sonidos y transformar todas sus cualidades. De modo bastante fiel, puede imitar desde un instrumento convencional a cualquier sonido o ruido de la naturaleza o de origen mecánico, así como generar sonidos completamente nuevos, nunca oídos hasta la fecha de su creación.

Los electroacústicos: son aquellos en los que la señal sonora es producida mediante procedimientos convencionales y posteriormente transformada en una señal eléctrica. Son por tanto instrumentos tradicionales eléctricamente amplificados. Entre estos destacamos:

  • La guitarra eléctrica y el bajo eléctrico: son instrumentos de cuerda que producen el sonido mediante el ancestral procedimiento de hacer vibrar unas cuerdas tensadas. No tienen caja de resonancia. En su lugar cuentan con unas pastillas (algo parecido a un micrófono) cuya misión consiste en recoger el débil sonido producido por las cuerdas y transformarlo en una señal eléctrica que es enviada a un amplificador. Éste aumenta la potencia de la señal para después ser convertida otra vez en una señal acústica por los altavoces. La interposición de diversos filtros permite además la modificación de las características del sonido.
  • Violín eléctrico, batería eléctrica, etc.

Archivos